El descanso forma parte del trabajo…

Os deseo que recargueis pilas para disfrutar cada momento de la temporada que viene.

A la vuelta seguimos con hidroterapia en logopedia, analisis e intervencion sensorial en disfagias, abordaje de Enfermedad de Huntington, tratamiento de problemas de comunicacion en entornos naturales y nuevos proyectos.

Gracias por hacer este blog posible. Hasta septiembre.

Curso “Disfagia con gusto”

cartel disfagia con gusto mas resolucion.jpg

Fechas del curso y programa:

Sábado 26 de Noviembre: 

9:30-11:00 La deglución como proceso sensoriomotor:

  • Aspectos sensorial de la deglución
  • Aspectos motores de la deglución
  • Relación entre aspectos sensoriales y motores. Funcionalidad y disfrute
11:00-11:30 Coffe Break
11:30-14:00 Análisis sensorial de los alimentos.

  • Cata a ciegas
  • Reflexiones sobre la aportación sensorial al proceso deglutorio

Clasificación de los alimentos en función de sus características sensoriales

  • Características sensoriales y eficacia deglutoria
  • Características sensoriales y seguridad deglutoria
14:00-15:30 Comida (no incluida)
15:30-18:30 Aportaciones de la cocina molecular en disfagia. Con las manos en la masa ….

  • Aires
  • Espumas
  • Esferificaciones
  • Gelatinas

 Duración del curso y número de plazas:

El curso tiene una duración de 7 horas a realizar con un máximo de20 alumnos.

Dirigido a:

Fisioterapeutas, Logopedas, Terapeutas Ocupacionales, Neuropsicólogos.

Docente:

GLAUCIA DEL BURGO:

  • Pedagoga y Logopeda
  • Coordinadora del Área de Logopedia en ASTRANE (Atención domiciliaria a personas con trastornos neurológicos).
  • Profesora de cursos y Máster en ASTRANE. Encargada de los contenidos docentes de intervención en disfagias, afasias, disartrias y trastornos de la voz derivados del DCA.
  • Creadora del libro “Rehabilitación de los problemas de deglución en pacientes con Daño Cerebral Sobrevenido”.
  • Colaboradora como docente en diversos congresos de disfagia.

JAIME PANIAGUA:

  • Logopeda en la Fundación Pita López y la Asociación de Corea de Huntington Española (ACHE)
  • Creador de Logocerebral (intervención de trastornos del lenguaje en entornos naturales)
  • Miembro regular de European Huntinton’s Disease Network (EHDN).
  • Especialista en terapia miofuncional (ISEP) e intervención en disfunciones orofaciales (ILD)
  • Especialista en intervención multidisciplinar en DCA (ASTRANE)

Lugar:

Hotel Galaico. Avda Juan Carlos I, 45 – 28400 Collado Villalba, Madrid.

Donativo: 70 euros

La Fundación Pita López proporcionará a cada uno de los asistentes un certificado de colaboración con la Fundación. A través de este justificante, cada alumno se podrá deducir el 75% del donativo del curso en el Impuesto de la Declaración de la Renta.

La donación, irá destinado exclusivamente a los programas y proyectos de la Fundación en beneficio de las personas de daño cerebral con pocos recursos.

Inscripciones:

  • Rellena el formulario de inscripción aquí
  • Es imprescindible el envío del título junto con la ficha de inscripción.
  • Las inscripciones se realizarán por estricto orden de recepción hasta finalizar las plazas.
  • Nos pondremos en contacto para confirmarte la reserva de plaza. En el plazo máximo de 7 días desde esta confirmación deberá hacerse el donativo (70 euros) en el siguiente número de cuenta y enviar el resguardo bancario por correo electrónico a info@fundacionpitalopez.es:
    • Nº de cuenta: ES31 3058  1929  44  2720002541
    • Titular: Fundación Pita López.
    • Concepto: DISFAGIA CON GUSTO + nombre completo alumno.

Política de Cancelación:

  • Cancelación hasta seis semanas antes del comienzo del curso se devuelve el 100 %, descontando 12€ por los gastos de cancelación.
  • Cancelación hasta cuatro semanas antes: se devuelve el 75 % descontando 12 €.
  • Cancelación dos semanas antes: se devuelve el 50 % descontando 12 € en el caso de que se pueda llenar la plaza vacante. Después y en caso que no encontremos otro participante, no hay devolución.
  • La Fundación Pita López se reserva el derecho de cancelación del curso hasta 15 días antes del inicio, si no quedan cubiertas el número de plazas mínimas de alumnos. En éste caso se devolverá el 100% del donativo.

Dudas:

info@fundacionpitalopez.es

918 50 00 94

Hipercursemia…

 

curso DCA

La RAE aún no ha tenido constancia de este nuevo concepto que surge en la sociedad pero, tarde o temprano, llegará el momento de generar la etiqueta léxica de esta idea. Por lo pronto, de manera provisional, yo lo llamaré hipercursemia.

“Anda,, ¿por qué no sacas un curso?”. Cuantas veces habremos oido en conversaciones informales esta frase. Saca un curso y de paso te sacas unas pelas. Cuenta a un grupo de personas aquello que sabes, sin tener en cuenta si lo que les vas a decir es una novedad para ellos y, de paso, gana un dinero por ello. Si lo puedes hacer por niveles mejor.

He de aclarar algo. Actualmente, en España, contamos con una oferta formativa muy amplia e interesante. Contamos con grandes formadores que son capaces de innovar y transmitir al alumnado nuevas ideas de tratamiento. Existen personas que salen de España para adquirir conocimientos nuevos y luego crean ofertas formativas con cosas muy interesantes. Hoy en día, en España, tenemos la posibilidad de formarnos en muchas cosas.

Ahora. A toda esta gente se lo curra se le unen otros que no se preocupan en salir de España y solo crean cursos por engrosar las actividades de sus Centros. Sin aportar nada nuevo.

Sin ir más lejos, hoy quiero dejar clara mi indignación por un curso que me he encontrado de supuesta intervención multidisciplinar en DCA. Desde luego es multidisciplinar porque si fuera transdisciplinar se tendría en cuenta a todos los profesionales implicados en Neurorehabilitación. Y ahí entra también el logopeda.

Os adjunto en la imagen el programa de un curso donde no se tiene en cuenta la figura del logopeda. ¿Qué ocurre con la disfagia?. ¿No existe?. ¿Y ese 50 % de personas que sufren disfagia tras un ictus?. ¿Dejamos que mueran con algún tipo de aspiración?. Muy profesional. Lo podéis encontrar en San Google. Solo a través de twitter encontré el programa con la formación de cada docente.

Señores, año 2016. La disfagia no solo se valora, también se trata. El logopeda sabe bastante de ello. Pregúntenle.

Es indignante. Cuando alguien se apunta a un curso y regala su tiempo espera sacar algo de ello. Si la ciencia ha avanzado para obviar todo lo que han logrado una serie de profesionales en terapia, vamos mal.

Emplazo a todos a que luchen para transmitir al mundo de la ciencia el papel de todos y cada uno de los integrantes del equipo transdisciplinar en Neuro.

El logopeda es necesario y años de avances en el campo de la intervención en disfagia lo avalan.

E. Huntington: Logopedia y conciencia corporal

13490618_1223360224361506_8937202946289127723_o

Hace tiempo realicé una entrada hablando sobre ideas para la intervención logopédica en la Enfermedad de Huntington. Ahí comentaba un supuesto estudio que demostraba una terapia efectiva basada en ejercicios tradicionales de praxias orofaciales (un estudio publicado en AELFA). Todo el material al que suelo tener acceso, en castellano, da una enorme importancia a terapias basadas en movimientos activos del complejo orofacial. Desde mi punto de vista, falta un enorme análisis de la parte sensitiva que se debería tener en cuenta. Compartir ésto con vosotros tiene como fin mejorar la intervención que se está haciendo en esta población.

En la imagen de la entrada podeis ver los cambios que se producen en una persona después de priorizar aspectos sensoriales en la terapia que deberían ser básicos para poder trabajar aspectos funcionales. Les pedimos, antes de comenzar la intervención, que moldeen su cuerpo en plastilina. Tras realizar un trabajo basado en contacto corporal y ejercicios de control atencional del movimiento vemos cambios enormes. Resulta que uno de los pacientes descubre que tiene pies y manos, otros dos recuerdan que tienen brazos y piernas. ¿Cómo logopeda consideras importante que tu paciente tenga claras esas cosas antes de comenzar tu terapia basada en tareas funcionales?

Las personas que padecen Huntington tienen enormes dificultades para conocer los límites de su cuerpo y poder recibir una referencia clara del mismo. Ésto lo he ido aprendiendo gracias a ellos y las vivencias diarias que me han ido transmitiendo. ¿No creeis fundamental tener en cuenta ésto a la hora de hacer un abordaje adecuado en Logopedia? Me gusta compartir este tipo de razonamientos no para sembrar polémica sino para aportar algo a la Logopedia.

Si yo me acostumbro a realizar con mi paciente tareas de motricidad orofacial sin tener en cuenta ningún aspecto, con toda probabilidad puedo crear un aumento de sus movimientos automáticos al no tener una clara referencia de los límites de su cuerpo. Paremos un poco el carro. Trabajemos postura, demos una referencia corporal clara, permitamos el movimiento consciente en posturas cómodas y, a partir de ahí, propongamos tareas funcionales. Muchos movimientos son aumentados frutos de abordajes erróneos que realizamos con la mejor intención. Estoy seguro de ello.

Gracias a avances en las pruebas de imagen hemos sido capaces de comprobar la complejidad de los movimientos linguales a la hora de llevar tareas como deglución o habla. Muchos de esos movimientos no sería posible reproducirlos en un programa de praxias orofaciales, ya no por su complejidad para realizarlos de manera consciente, sino por la rapidez con la que se producen. Sacar la lengua 10 veces siempre al espejo no es la solución. En cambio, permitir una mejor representación del esquema corporal en mi cuerpo puede suponer los cimientos de un trabajo más eficaz. Cada tarea que pidamos a nuestro paciente con Huntington tiene que estar llena de funcionalidad y estar sostenida en unos cimientos sensoriales fuertes.

Con la voz ocurre igual. La voz se apaga, se pierde. Es importante, junto al trabajo corporal realizar un análisis sensorial de la voz. Localizar la voz como si formase parte del cuerpo es fundamental antes de realizar cualquier ejercicio de mejora de los parámetros del habla. Similar abordaje hay que tener en mente a la hora de trabajar la respiración. Hay que buscar el hablar, localizarla, sentirla y buscar posturas cómodas para compartirla.

Nunca será perder el tiempo realizar este trabajo. Es algo básico. Si realmente pensamos que dentro de nuestra terapia no tenemos tiempo para abordar postura y conciencia corporal, hemos de tener claro que todo lo que hagamos después puede resultar bastante deficitario.

No olvides el cuerpo. No dejes de pensar en el movimiento y los porqués de su generación ya que estas preguntas y sus respuestas te llevarán a un abordaje que mejorará la participación de tu paciente en su entorno.

 

E. Huntington. Logopedia y movimiento

20160616_170150

Realmente, nunca dejamos de movernos. Todo es movimiento. Conviene tener en cuenta la palabra “movimiento” dentro de nuestras terapias y hacer uso del mismo para buscar un beneficio. No solo basarnos en él para trabajar sino para hacer nuestras valoraciones. Detrás de los movimientos que realizamos cada día se esconden muchos aspectos de nuestra cognición. Haced el ejercicio  de fijaros en vosotros mismos.

En este caso nos acomete hablar de la intervención en personas que padecen la Enfermedad de Huntington.

Por culpa de dicha enfermedad se verán afectadas funciones tales como la deglución, masticación, respiración, fonoarticulación. Debemos abordarlas de la mejor manera posible pero teniendo en cuenta una doble perspectiva, la dificultad para poder controlar los movimientos y el desorden ejecutivo producido por la degeneración a nivel neurológico que producirá una profunda falta de organización y planificación de los movimientos. La intervención logopédica en esta enfermedad es todo un reto por las complicaciones que existen. Cualquier búsqueda de postura más ecológica puede facilitar la consecución de una mejor función.

Propongo una intervención basada en el movimiento. Pido perdón por explicarlo todo de manera tan resumida pero podría escribir 200 folios sobre todo lo que vivo cada día con mis pacientes.

Evitemos posturas estáticas y convencionales (fijaos si no influyen los roles sociales que adoptamos en las conversaciones en diferentes entorno en nuestra postura, pues en el Huntington aún más). A lo largo del tiempo he observado como mis pacientes repelen la silla del despacho como si “quemara” (literal). El hecho de mantener ciertas posturas durante mucho tiempo genera mayores movimientos que afecta a la capacidad de expresión oral e, incluso, a la comprensión por tener problemas para sostener la atención. no creo que sea el único que lo piense.  He visto como esas posturas han supuesto una dificultad adicional a la expresión (y comprensión) de las personas que han venido a verme y que ellos mismo me han manifestado mayores dificultades para poder centrar su atención en la respiración o para el control oromotor.

En la Asociación de Corea de Huntington Española hemos decido ofertar otro tipo de tratamiento a nuestros usuarios. Realizar la terapia de Logopedia (también en Terapia Ocupacional, por supuesto, el cuerpo humano es un todo y realizamos nuestro trabajo de manera conjunta) de otra forma pero persiguiendo los mismos objetivos.

“Vámonos al suelo”, les dije. Y así hicimos. Llenamos nuestra sala de colchonetas preparadas para ello y fue posible.

Os comento por encima las diferentes propuestas para mejorar el rendimiento en Logopedia.

Para comenzar, realizamos una pequeña toma de contacto con el entorno y buscamos una postura cómoda. En esa postura nos tomamos un tiempo donde el logopeda contacta con sus manos para hacer un modelado de todo el cuerpo (basado en Basale Stimulation, muy recomendable y útil para hacer de manera diaria). Se mejoran puntos de apoyo, se reducen levemente los movimientos. Esto lo explico por encima, si alguien quiere conocer más sobre este tema yo le informo encantado.

Después, dejamos que el cuerpo siga buscando posturas cómodas. no forcemos, dejemos a la persona que experimente.

En diferentes posturas realizamos ejercicios de control de respiración diafragmática, fonación y articulación. Comprobamos si existen cambios, si realizamos mejor la función de uno u otro modo. Generamos movimientos que permitan reajustar nuestro sistema orofacial. no tiene nada que ver a mantener sentados a nuestros pacientes. Mantienen más tiempo la atención, existe cognición a raudales.

Me gusta generar situaciones espontáneas para poner en práctica todo lo que hacemos. Crear algo de Role-Playing. Momentos donde podamos experimentar esas mejoras controlando buscando mejor otras posturas. En esos momentos descubrimos grandes cosas, trucos que nos permiten mejorar.

Volvemos a la realidad. Nos tomamos nuestro tiempo para hacer contacto con la realidad y trasladar los nuevos aprendizajes. Generamos un conjunto de pautas que nos pueden ayudar a mostrar unas funciones más cómodas en nuestro día a día.

Aunque me he referido a parámetros del habla, este trabajo es totalmente extensible al campo de la deglución y la masticación.

Movimiento, cambios postura, búsqueda de nuevos patrones donde poder llevar cabo nuestras funciones orales como forma de trabajo que podemos ofertar a las personas que padecen la enfermedad de Huntington.

Por supuesto, de nada vale este trabajo si no hacemos participe de todo ello a familiares y/o cuidadores para intentar introducir estos aspectos en los entornos.

En el día de ayer comprobé una sonrisa en una señora nada más acabar el trabajo. La señora generó unas ganas de hablar tremendas, ganas que no traía al venir a vernos (aspecto que es de destacar dado que es uno de los problemas que más le influye). Moverse produce cambios, ofértalo a las personas con las que trabajes y disfrutad de ello.

Estereognosia oral

 

estereognosia oral

Podríamos definir la estereognosia oral como la  capacidad de reconocer e identificar con los órganos de la boca superficie, peso, tamaño, temperatura y consistencia.

Muchas veces no se tiene en cuenta esta capacidad a la hora de abordar tratamientos de mejora de la función deglutoria y me parece fundamental.

En el manual de Periodontología clínica e Implantología odontológica se dice que “aunque el tacto permite obtener información sobre los mecanorreceptores activados por detección simple o por discriminación de estímulos mecánicos, la estereognosia es un proceso más complejo. Es una función de receptores periféricos (de tacto y cinestésicos) y de procesos integradores centrales. El papel de los receptores  nerviosos periodontales y de la lengua parece ser esencial”.

En el libro de Disfunciones orofaciales en la infancia de Wolfgang Bigenzahn, se dice que “la función estereognósica se evalúa utilizando nueve discos de prueba de acrilato con formas diversas  (1 mm. de grosor y 12 mm. de diámetro) y que a partir de los 6 años el niño es capaz de reconocer todas las formas expuestas, excepto la estrella y la cruz”. En este manual se recalca la importancia de abordar esta capacidad en los tratamientos de terapia miofuncional”.

A partir de esta breve introducción teórica me gustaría compartir con todos una idea que expusimos en el II Curso Teórico-Práctico de Disfagia organizado en el Hospital Rey Juan Carlos. Se trata de la posibilidad de crear nuestras propias tareas de trabajo de estereognosia oral ofertando al paciente algo más de funcional. En este caso la funcionalidad nos la da el poder realizar las tareas con alimento. Esa mayor funcionalidad facilita a nuestro cerebro la integración de toda esa información que manejamos en las sesiones de tratamiento.

En la imagen de entrada tenéis un pequeño póster con las instrucciones de la tarea:

  1. Lo primero y fundamental es realizar una valoración adecuada de la mecánica deglutoria del paciente para saber que textura, consistencia y volumen de alimento es capaz de deglutir de manera segura.
  2. Saber qué objetivo perseguimos con nuestro paciente. Trabajar por trabajar, es tontería. Toda tarea debe pretender algún objetivo que nos permita alcanzar las metas que nos hemos propuesto con nuestros pacientes.
  3. Tener un conocimiento de la historía de gustos culinarios de la persona para saber qué sabores le pueden llegar a motivar y poder acercarnos más a experiencias sensoriales que vayan a activar su deglución fácilmente.

Una vez tenemos estas premisas comenzamos con la tarea:

  1. Es fácil conseguir moldes de silicona para cocina. Con estos moldes podemos crear diversas formas geométricas del gusto que queramos. Como consejo, estos moldes, una vez hechos, deberían guardarse en el frigorífico para poder conservar la forma de manera más segura.
  2. Esos moldes habrá que rellenarlos con alimento para que este adopte la forma deseada. En este punto es fundamental conocer la capacidad deglutoria de nuestro paciente. Yo recomiendo la técnica de gelificación, es decir la obtención de alimentos sólidos más o menos duros a partir de líquidos. Existen diversos productos en el mercado para poder llevar a cabo este fín. Habrá que use la técnica de congelación si su paciente no tiene especiales dificultades con los líquidos.
  3. Si elegís gelificar, el proceso exige previamente calentar el líquido con el producto gelificante y después dejar enfriar (lo suyo sería dejarlo enfriar en los moldes para poder obtener el molde con la forma que hemos realizado)

Podeis combinar sabores y llevar a cabo miles de ideas.

Durante mucho tiempo se ha dado especial importancia a la rehabilitación de una parte más motórica de la deglución. En esta ocasión os propongo un abordaje más sensorial que os permitirá obtener ganancias en la parte motora de igual modo.

Espero que disfrutéis con la idea y os ayude a crear nuevos tratamientos donde disfruteis pacientes y terapeutas.

Las palabras y la percepción de las cosas…

palabras-ojo

Nuestro lenguaje envuelve nuestro cerebro y supone un filtro esencial para nuestra percepción. Dependiendo del idioma que hablemos, es fácil que la percepción que tenemos del mundo sea muy diferente. Las palabras y el uso que hacemos de ellas condiciona toda nuestra vida y viceversa. El lenguaje nos acompaña desde bien pequeños y etiqueta emociones, lo que vemos, lo que imaginamos.

A través del libro “Neurociencia para Julia”(os lo recomiendo) , de Xurxo Mariño, tuve conocimiento de un interesante estudio que llevó a cabo Lera Boroditsky (también os recomiendo que busquéis sobre ella). Esta investigadora en Neurociencias llevó a cabo un seguimiento de la tribu de los Pormpuraaw que vivían en un poblado del Norte de Australia (600 habitantes de los cuales 536 pertenecían a esta tribu). En resumen, se encontró con unas personas cuyo lenguaje daba  especial énfasis a la situación espacial de los objetos de las personas.  Por ejemplo, en vez de decir “tienes una hoja en la cabeza”, en esta tribu se podían escuchar mensajes como “tienes una hoja en el sur de cabeza” o similares. Esa manera de usar el lenguaje hacia que organizaran los objetos con una disposición similar (ordenaban los cubiertos en la mesa según los puntos cardinales). Ese grupo de personas daba una enorme importancia a los conceptos espaciales dentro de su vida y venía derivado de ese lenguaje tan rico en ese aspecto.

Interesándome más por el tema tuve acceso a más estudios relacionados. Determinados idiomas dan más énfasis en su lenguaje a aspectos que condicionan la percepción de sus hablantes (el ruso tiene diferentes palabras para definir lo que nosotros denominaríamos como azul, eso hace que perciban diferentes tonalidades de ese color que tal vez nosotros no podamos ser capaz de diferenciar).

Está comprobado que introducir un nuevo idioma a una persona puede hace que se modifique su forma de pensar. En una ocasión se escogió a un grupo de angloparlantes y se les adiestró en utilizar diferentes formas para hablar de tiempo inspiradas en formas similares y propias del griego y del mandarín. Acabado el adiestramiento comenzaron a obtener resultados similares en pruebas cognitivas similares a los de los griegos y los chinos.

¿Puede nuestro lenguaje hacer que veamos el mundo de un modo u otro? ¿Conviene favorecer una riqueza linguística para mejorar nuestra visión del mundo?

Ahora. ¿Tenemos en cuenta este tipo de aspectos cuando planificamos la rehabilitación de una persona que ha sufrido una afasia?. Considero que sería interesante saber hasta que punto se verá influenciada la percepción del mundo de una persona que ha perdido el acceso a sus palabras. Esas palabras que siempre han servido como guía en las diferentes situaciones que nos da la vida ahora han desaparecido. Tenemos palabras para una amplia gama de colores, movimientos, el tiempo,…y, de pronto, desaparecen. muchas de la funciones corporales se verán afectadas y ello será de relevante importancia para el tratamiento transdisciplinar que debería recibir esa persona.

En el tratamiento de mi paciente afásico tengo en cuenta que, a partir de ese momento, comenzará a ver el mundo de una manera diferente. Lo organizará también de manera diferente. La forma de enfrentarse a sus actividades de la vida diaria también cambiarán.

Con la terapia de lenguaje se pueden conseguir grandes cosas, os lo aseguro. Con la terapia de lenguaje no solo se consigue lenguaje, se logra alcanzar funcionalidad.

Existen tantos tipos de afasias como personas que la padecen. Existirán tantos cambios en la percepción como personas que la padecen. Lo que es seguro, es que en su totalidad habrán cambios en su vida y su funcionalidad y habrá que buscar la manera de obtener ayudas que hagan emerger algo de lenguaje que faciliten alcanzar esa funcionalidad de nuevo. La terapia de lenguaje es una vía efectiva para ello, enfocada a las tareas reales que realiza el paciente en su día a día para intentar devolverle, en la medida de lo posible, su percepción de la realidad.