Volver….

Retomar la costumbre de pararme a escribir una líneas sobre el trabajo que llevo a cabo cada día con mis pacientes y ellos conmigo era algo de lo que ya tenía ganas. Si no lo he hecho antes ha sido porque estos meses han supuesto un enorme cambio para mi. Cambios que me han moldeado como si fuera de arcilla y me han hecho aprender valiosas lecciones que me han ayudado a replantearme mi trabajo desde otras perspectivas. Creo que es un buen ejercicio y lo aconsejo sin duda alguna. Pararse a pensar, dejar pasar un poco el tiempo y plantear del modo que uno hace las cosas, no porque las estés haciendo mal, sino para mejorar y subir otro escalón más.

He tenido la suerte de conocer y tener contacto con nuevos compañeros de la profesión que me han enseñado otra perspectiva de trabajo y me han inundado de ideas. Es importante que nunca dejemos de compartir nuestro conocimiento. Creo que cada terapeuta es diferente y tiene sus propias herramientas innatas que hacen su intervención única singular. Esto es así para lo bueno y para lo malo, nos guste o no. Desde luego siempre he sido partidario de aprender no solo lo bueno, sino también lo que no debemos hacer. Eso también lo he aprendido.

He podido conocer a personas que han compartido conmigo sus dificultades y que me han permitido planificar intervenciones para solventar déficit y tomar una posición dentro de su entorno diario. Todas únicas y singulares. De todas he extraído grandes experiencias y me han enseñado lo que realmente importa muchas veces en la terapia y no siempre está medido por nuestras escalas estandarizadas. No por ello hay que dejarlo de tenerlo en cuenta en nuestra intervención.

En esta segunda vuelta que le doy a mis escritos quisiera escribir sobre todo esto y compartir con vosotros mi trabajo, mis ideas, mis vivencias y mis nuevas experiencias. Quisiera compartir con vosotros esas cosas que me llevo cada día y que se acumulan en mi maleta de herramientas y que me permiten replantearme las cosas cada momento para intentar buscar la máxima funcionalidad en los tratamientos que realizamos cada día.

Espero que disfrutéis leyendo estas cosas tanto como yo lo hago escribiéndolas.