Para chuparse los dedos….

2015-11-23_00-32-31

Baby Led Weaning es uno de los métodos de introducción de alimentos sólidos a los bebes con los que los padres nos encontramos cuando llega el momento. Se podría traducir por “Destete dirigido por el bebé”. Es una idea que hemos exportado de Reino Unido. Gill Rapley fue la persona que se encargó de difundir el método, llegando a escribir un libro de divulgación y numerosos folletos informativos. A esta iniciativa se ha ido sumando numerosa información, fruto de la experiencia, ofrecida por madres y padres de diferentes partes del mundo. Cada persona ha ido aportando su granito de arena para facilitar este proceso a los bebés. A día de hoy existen blog y dominios web que se hacen eco de esta metodología. Unos mantienen vírgenes los conceptos de BLW y otros los modifican según sus necesidades.

La idea es ofrecer el alimento al bebé, normalmente cortado con forma de bastón para que lo pueda agarrar. Se introducen los alimentos de uno en uno para descartar alergias y se intenta introducir, en la medida que las marcas comerciales lo permitan, alimentos naturales sin sal, azúcar o productos extraños añadidos. Como prerrequisito fundamental el bebé debe sentarse sin apoyos y debe hacer desarrollado el reflejo nauseoso.

Si bien es cierto que (como padre puedo opinar) no existe un consenso claro en cuanto a las pautas de introducción de alimentación sólido, cada vez las asociaciones de Pediatría se muestran más abiertos a esta idea de introducción de alimentos, siendo reticentes a “casarse” con algún método (cosa muy sabia, la verdad). Unos te exigen que introduzcas las compotas de frutas como antesala de lo que será una dieta túrmix clara sin consejos de como introducir el alimento troceado bajo y otros  dan rienda libre a la experimentación del alimento siempre que los percentiles lo permitan.

Como logopeda hay muchísimas cosas que comparto  en este tema. Pero también hecho de menos la presencia de logopedas en las formaciones de BLW a las que he asistido para ofrecer nuestro criterio (por ejemplo,en una de las formaciones se dió a los sistentes información errónea acerca del reflejo nauseoso). Creo que sería beneficioso aunar las experiencias de los profesionales de la logopedia junto con las que ofrecen miles de padres tras implementar los alimentos sólidos en la dieta de sus hijos.

La idea de que el niño sea consciente del aspecto de los alimentos que toma puede ayudar a que, en un futuro, tenga más facilidad para reconocer aquellos alimentos que le producen placer. Permitir que el niño manipule el alimento antes de deglutirlo abre una llave importante en la recepción oral del alimento y da información previa acerca de lo que debemos hacer a posteriori con ese alimento en nuestra boca. Permitir la autoregulación durante las comidas puede ayudar a otros muchos procesos.

No olvidemos esa importante relación mano-boca. Usémosla para que el bebé reciba toda la información necesaria de la deglución. Nunca olvidaré el momento en el que mi hija tuvo contacto con alimento en sus manos. Realizó movimientos que precedían a los movimientos que después realizaría con su lengua. Machacó el alimento, lo movió de una mano a otra. se podría decir que estaba masticando con sus manos para decirle a su lengua lo que debía hacer posteriormente. Fue maravilloso. Eso sí, con un alimento cuya tipología le permitía experimentar y disfrutar de manera segura.

Por mi experiencia con este tipo de metodologías y por lo que puedo aportar como profesional, añadiré lo siguiente. No soy partidario de ofrecer a todos los niños los mismos alimentos porque no todos pueden estar preparados para dominarlos de igual manera. La posibilidad de poder clasificar los alimentos por su tipología podría orientar y ayudar a muchos padres en la introducción de la alimentación sólida. Existen alimentos gomosos, pegajosos, secos, quebradizos, mezclas de textura, jugosos…Pudiera ser que un niño, por su propia motricidad orofacial, no esté preparado aún para recibir un tipo de alimento pero si muchos otros. Clasificar los alimentos y facilitar el conocimiento de procesos de elaboración puede hacer que muchas personas tengan herramientas para poder llevar a cabo una introducción de sólidos eficaz. Los logopedas sabemos de ello, sabemos de motricidad orofacial. Apliquemos nuestros conocimientos.

Uno de los mayores aspectos en los que se critica BLW y, por el cual, mucha gente lo ve como una “aberración” es por la importancia que se le da a la formación en actuación ante atragantamientos. Desde mi punto de vista, ya hubiera querido yo que se me hubiera informado acerca del modo de proceder cuando el pediatra me facilitó a los 5 meses una hoja estandarizada, escrita a máquina y con aspecto de pergamino del siglo pasado, donde me decía todo lo que tenía que hacer para que mi hija a los 2 años estuviera comiendo “de todo” sin nombrarme lo más mínimo lo que debía hacer en el caso de que ella se atragantara con alguno de los alimentos que ahí ponía que debía darle.

Como logopedas os invito a que os informéis sobre todo ello para que extraigáis toda la información necesaria que os sirva para vuestros consejos y tratamiento diarios. En páginas como ésta podéis encontrar numerosas recetas e información sobre esta metodología:

http://dejamexperimentarblw.blogspot.com.es/

Recetas BLW

http://www.babyledweaning.es/recetas/

Quedo a vuestra disposición para comentar con quien esté interesado mi propia experiencia personal acerca de la introducción de sólidos, como padre y/o como profesional, no basada en ningún método pero permitiendo la experimentación sensorial segura y eficaz.

 

La voz….

susurro

Hoy, 16 de Abril, es el Día Mundial de la Voz. A lo largo de todo el día habrá eventos maravillosos por doquier para celebrar un día tan especial.

Mi granito de arena lo aporto en este blog.

 

La voz es aire. Aire que suena a música. Sentimientos que expresa nuestro cuerpo y viajan por toda una sala para comunicar aquello que queremos, y no queremos, a los que nos quieran atender, y a los que no.

La voz es emoción y, tras ella, se esconde la tristeza, al alegría y millones de sentimientos.

La voz nos delata cuando estamos tan cansados que vamos a explotar o cuando el júbilo nos llena. La voz deja claro como somos por dentro.

La voz es un instrumento musical privilegiado. Es un aparato que nuestro cuerpo construye con mimo durante la etapa embriológica y perfecciona a través del juego para que lo podamos utilizar con el mayor número de prestaciones

La voz es vibración. Os cuento un secreto. La voz fue mi primera vía de comunicación con mi hija. Desde bien pequeña, ella se acurrucaba en mi pecho mientras yo entonaba la misma canción una y otra vez. Sus primeras sonrisas acompasaban cada uno de los glisandos. Nos acostumbramos a esa comunicación donde ella lactaba cada una de las notas que yo le ofrecía. Fue creciendo y cada vez acompañaba con movimientos más complejos cada una de mis notas. Esa misma canción no le servía para dormirse, le servía para calmarse, para centrar la atención. Todo un baile de sensaciones que recibía a través de sus huesos. La  voz es eso.

La voz es aquello que echamos de menos cuando nos falta y que jamás nos gustaría perderla.

Cuida tu voz. Consulta con un profesional cualificado cualquier duda o problema que te surja. El logopeda está preparado para resolver tus dudas, ofrecerte estrategias de cambio y ayudarte a localizar ese punto de comodidad en cada palabra que vocalices.