Dosmil dieciseis Gracias…

img_20161231_100023

Tan solo quería agradecer todo el apoyo recibido a lo largo de este año. Apoyo que ha permitido que este blog continúe en activo y que siempre tenga algo que decir.

2016 ha sido un año magnifico para Logocerebral, logrando enormes resultados. Se han sobrepasado las 12000 lecturas, cifra conseguida gracias a que en este año se han doblado las cifras. Actualmente, cada entrada del presente blog ya cuenta con un mínimo de 150-200 lecturas, lo cual me parece una pasada. También se han aumentado los paises a los que llega de manera habitual, siendo América del Sur donde se están registrando buenísimas estadísticas. Me parece una enorme responsabilidad que cada uno de los pensamientos que transmito vayan a llegar automáticamente a toda esa gente solo por hacer click. Magnifico.

Para un blog que creció con la humildad de compartir ideas de la práctica diaria con gente cercana, haber logrado este auge es una motivación enorme.

Ha sido muchísima gente la que se ha puesto en contacto conmigo a lo largo del año para debatir o pedirme consejo sobre intervenciones en Logopedia. A todos ellos les extiendo este agradecimiento, sobre todo, por confiar en mí como profesional.

2017 es un año que viene fuerte. Grandes eventos nos esperan y enormes novedades.

Invito a todo el mundo a crear espacios para compartir sus ideas y generar enormes teorías que nos hagan avanzar.

Por mi parte, de regalo, les dejo esta frase que supuestamente B. Franklin debió pronunciar en algún momento: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Si tuviera que resumir mi práctica en pocas palabras elegiría esta frase. No dejemos de hacer significativo nuestro trabajo y de darle sentido.

Gracias por vuestro apoyo. El año que volveremos con sorpresas.

Anuncios

Sumar…

 

2015-11-23_00-32-31

Una de las cosas más preciosas que me ha dado este 2016 ha sido poder participar en el espacio creativo Disfagia con Gusto, creado por Glaucia del Burgo. Fue todo un privilegio que esta magnifica profesional, docente y persona contara conmigo como acompañante en este proyecto. Fue mi primera maestra en esto de la Logopedia y creo que de mucha gente que a día de hoy se olvida de donde salieron muchas ideas que siguen perdurando en diversas formaciones. Es bueno saber la fuente de todo ello.

Disfagia con gusto no ha creado nada. Considero que no ha inventado nada y, sin duda, ese no fue su fin inicial. Disfagia con gusto busca crear el espacio suficiente para que profesionales y no profesionales busquen la manera de incluir a las personas que padecen disfagia en la mesa de la comida y así puedan recuperar su rol de “comedores”. No hay más, ya es bastante meta.

Otro de los objetivos de Disfagia con Gusto es dar a conocer principios de la Cocina Molecular para generar el “gusanillo” del saber en cada uno y poder disfrutar de la infinita información que adía de hoy se cuenta en diferentes manuales y libros de cocina. Una profesora de Cocina Molecular nos dijo que para poder aprender a modificar las texturas de los alimentos había que ensayar y ensayar, fallar y fallar. No he sido yo quien ha inventado la Cocina Molecular, es más, dudo haber aportado lo más mínimo a esta ciencia tan exacta.

Tuvimos la suerte de tener contacto por primera vez con la modificación de texturas en Madrid gracias a los productos de SmoothFood. Ya en su día hice una entrada nada más tener conocimiento de este maravilloso producto (Tragar con placer). Esto nos vuelve a dar la razón de que no hemos inventado nada en el espacio de Disfagia con Gusto.

Añadiré más. Me considero un auténtico pesado que no hace otra cosa que ponerse la careta de ignorante ante cada paciente que ve y preguntar y preguntar a otros profesionales. Profesionales a los que estaré inmesamente agradecido y que han supuesto para mi unas guías en mi andadura profesional: Jose López, Sara De Santiago Buey, Juan Anaya, César Cuesta, Mónica Bartuilli, Aline Braga, Glaucia del Burgo, Carmen López, Luis Barrio y un largo etcétera. Todos me han aportado los conocimientos que tengo hoy en día. Ellos e Internet. Todos consultamos en internet y no hay que demonizarnos por ello pero si hay que citar las fuentes, solo eso. Movamos la información como la materia, cambiémosle la forma pero citemos las fuentes. Ya está.

Disfagia con Gusto solo mueve la información para hacer pensar al lector u oyente acerca de la importancia del tratamiento sensorial en disfagia pero somos los primeros que no somos creadores de nada por eso en nuestros cursos se aporta bibliografía y se habla de otros productores.

Todo esto viene a colación de una mala experiencia y de un mal entendido de alguien que quiso utilizar el verbo “crear” para algo que comenzó como poco en el año 1968. Me parece muy aventurado por su parte. Creo que estas conductas generan un postureo barato que no nos lleva a ninguna parte.

Déjenme que les diga que la Logopedia es una ciencia maravillosa que solo crecerá si todos vamos de la mano al unísono. Todos tenemos derecho a manejar la información que nos vamos aportando pero digamos los nombre de autores de artículos y de diferentes ideas. Solo así llegaremos hasta donde queremos llegar a no ser que el objetivo de esta Ciencia sea gobernar Facebook y no tratar pacientes.

Desde Logocerebral y Disfagia con Gusto se seguirá compartiendo absolutamente todo lo que nos de tiempo a aportar a nuestros pacientes. Utilícelo cada uno como quiera pero que sea para crecer y crear algo maravilloso.

Gracias por su tiempo, una vez más.

 

Concapacitados…

 

Cer.jpg

Actualmente, muchas familias tienen que enfrentarse al drama que supone la irrupción de un problema neurológico en su entorno.

Sufrir un daño cerebral no solamente queda en el evento cerebrovascular. En pleno siglo XXI sigo encontrándome con familias en hospitales carentes de información en las primeras horas, días o,incluso, semanas. Cada vez hay más información pero no siempre llega.  Se estabiliza clínicamente al ser humano que sufre un DCA de manera magistral y parece que el objetivo fue logrado. La cosa no debe quedar ahí. Las personas tenemos derecho a contar con el asesoramiento de Fisios, Terapeutas Ocupacionales, Logopedas, Neuropsicólogos,… desde el momento agudo de una lesión neurológica. Cada vez hay más estudios que nos hablan de la efectividad de la atención temprana en un DCA (una atención temprana no solo implica atender cuándo antes, sino con calidad y rigor, que esto lo utilizan muchos centros donde no se lleva a cabo este concepto de manera adecuada). A lo mejor si echamos cuentas a medio plazo vemos que se reducen costes y todo.

A menudo encuentro a familiares en las habitaciones del hospital sin entender los síntomas que su familiar está sufriendo. No siempre reciben las pautas adecuadas para poder movilizar a la persona que ha sufrido el problema neurológico, ofrecerle alimento o poder comunicarse.

Hace poco oí: “ser discapacitado es un lujo“. Al menos hay dos conceptos que son erróneos en esa frase.

Lo primero el término generalizado de Discapacitado. Creo que si realmente tuviéramos un sistema que buscara la participación y uso de potencialidades de una persona desde el minuto cero, supervisadas por personal entrenado, nuestra idea de persona que sufre un daño cerebral cambiaría. Justo en el momento de la vida que un evento neurológico ha alterado nuestra funcionalidad necesitamos más que nunca potenciar nuestras capacidades al máximo (todas). Para mí es un momento “Concapacidad“, si se me permite inventarme ese término.  Puede que todo venga por el concepto de salud que tenemos.

La otra parte de la frase que me chirría es la palabra lujo. Es un drama que a día de hoy haya personas que no puedan empezar un proceso de rehabilitación porque no se lo puedan costear. En los últimos años, los recursos públicos han aumentado considerablemente pero aún no son suficientes. No siempre la vuelta a casa es posible, al menos, no tiene facilidades para ello. Hay personas que tras la estancia hospitalaria tienen que ingresar en un centro para comenzar (ya lo deberían haber comenzado antes) un proceso de rehabilitación. ¿Sabías que este ingreso puede tener un coste de 6000 a 12000 euros al mes en la zona de Madrid?. Cuando se lo digo a gente ajena al mundo de la rehabilitación les sorprende pero no se le da la importancia que tiene hasta que un familiar tuyo sufre un DCA y te toca rehipotecarte para poder asumir la situación. Detrás de esa desorbitada cifra se esconde un drama que hoy en día sigue pasando.  Entiendo que un Centro Privado debe hacer una gran inversión en maquinaria para atender de manera adecuada al DCA pero todos sabemos que hay muchos centros que no invierten todo lo necesaroa y aun así siguen cobrando desorbitadas cantidades sin que exista un control sobre ello (“haberlos haylos”)

Algo tiene que cambiar. Tenemos que luchar por el aumento de los recursos para atender a la población con DCA.  El ciudadano debe exigir a sus centros de rehabilitación que sus profesionales tengan formación adecuada y específica en Neuro. Se tiene que exigir la mayor sinceridad en cuanto a tiempos de rehabilitación realistas así como información sobre modalidades de tratamiento.

Por suerte existen Centros de Rehabilitación que luchan para que todo el mundo tenga acceso a unas terapias de calidad. Por suerte existen personas que han modificado el paradigma de la Neurorehabilitación y han hecho que se haya avanzado enormemente y que cada vez sea un tema más conocido.

Queda mucho por hacer, avanzar y luchar.