Los dichosos gusanitos…

comiendo.jpg

“Paquita, la logopeda que enseña a comer con gusanitos”. Un artículo que ha generado diversas opiniones por el simple hecho de que cada vez nos acostumbramos más a leer un titular y compartir de manera automática o criticarlo sin leer su contenido. Creo que haber implementado el uso de dispositivos digitales y diversas App dentro de nuestras vidas ha reducido enormemente nuestra capacidad atencional. Pero eso sería un debate diferente.

Adjunto noticia en este enlace: Noticia de Paquita

Estoy de acuerdo en que el titular de este artículo es totalmente desacertado pero a todas las personas que lo comparten o critican me gustaría mostrarles otras frases de dicho artículo para que tomen sus conclusiones en consecuencia:

  • “La primera cita es fundamental. Es donde yo veo la relación del niño con el alimento”
  • “A los seis meses hay que comenzar con cuchara y hay que hacerlo. No se debe prolongar el biberón, entre los siete y los 10 meses es un periodo clave para introducir sólidos”.
  • “Si con un gusanito le puedo meter un trozo de pollo, lo voy a utilizar”
  • “Y hay que dejar que los niños exploren, se manchen… “Es parte del proceso”. No recomienda las amenazas: “Si no comes esto, no hay yogur; mejor hacer entender que después de esto, tomaremos el yogur. El mensaje, en positivo”.

Los gusanitos no son el alimento más nutritivo pero ruego no se lleve por ese lado el contenido de esta historia. La alimentación y el acto de comer es algo más extenso que comer gusanitos dentro de una tarea orofacial. El logopeda piensa en más que eso cuando decide trabajar con este elmento, estoy seguro.

Detrás de sacar conclusiones precipitadas o de emocionarse por este artículo hay un trabajo de una profesión. Una ciencia con años de andanza en la materia.

La logopedia es la disciplina sanitaria capaz de buscar soluciones a casos de este tipo. Niñas y niños que por alguna razón (bien neurológica, bien de alguna otra índole) presentan dificultades para el manejo de los alimentos sólidos. detras de cada intervención existe la aplicación de un protocolo de evaluación y un razonamiento clínico que tiene en cuenta variables como la mecánica deglutoria del individuo, su pasado en el contacto con los sólidos, su entorno, sus gustos y preferencias o un análisis del alimento que va a tomar.

Analizar el alimento y adecuarlo a la características funcionales del individuo así como hacer uso de diversos alimentos para facilitar diversos movimientos orales de manera funcional es algo que el logopeda puede y sabe hacer. ver los alimentos desde otra índole, entender al sistema orofacial y entender el momento de cada persona no es algo que alguien haga a lo loco. Buscar cierre oclusal haciendo uso de alimentos gomosos, favorecer cierre labial haciendo uso de alimentos fragmentables o facilitar la recepción de los alimentos en la cavidad oral es un trabajo que emociona en  cada sesión de trabajo. No solo lo respaldan años de trabajo sino lagrimas, sonrisas y abrazos que, a lo largo de mi práctica profesional y la de mis compañeras hemos vivido como un grupo de profesionales comprometidos y motivados que somos.

Cambiemos el titular de “trabajar con gusanitos” por “facilitar la participación en la vida a través de disfrutar del acto de comer”.

Facilitando la Técnica del Aire…

FullSizeRender 3

La técnica del Aire es un procedimiento muy utilizado en el trabajo de estimulación de la deglución. Con la misma, se pretende incentivar el reflejo deglutorio aumentando la información sensorial sin residuo pero con cambios en saliva en la cavidad oral (no olvidemos que la cavidad oral contiene saliva y que está puede ser modificada en volumen y/o consistencia al aplicar cualquier técnica intraoral o, incluso, presentando estímulos gustativos a los sentidos).

El fin de esta entrada no es hablar de esta técnica, la cual, considero, que todos los profesionales de la deglución ya conocen. Mi idea es hablar acerca de problemas cotidianos que se suelen presentar en su uso a modo de ofrecer ayudas a otros profesionales.

El trabajo de la disfagia en el entorno, a parte de ser maravilloso, ofrece situaciones que debemos resolver. Puede pasar que os presentáis en un entorno y encontreis que ya existe material de deglución que la familia ha adquirido. Dicho material puede presentar algunos defectos que se pueden solucionar.

Para llevar a cabo la técnica del Aire tenemos varias opciones. Si hacemos uso de Air Instant de SmoothFood, tendremos que usar su compresor de aire y las pipetas de plástico. Os puede pasar que llegues a una casa que ha adquirido en otro lugar las pipetas y que éstas no funcionen porque no cuenten con la microperforación pertinente. en tal caso, os ofrezco la siguiente solución:

  • Nos ponemos unos guantes para manipular las pipetas. Higiene ante todo.
  • Cogemos una aguja estéril del número 24.
  • Con sumo cuidado y solo introduciendo la punta de la aguja (fíjense en la foto) hacemos una pequeña perforación en el centro y una a cada lado.
  • Las guardamos en una bolsa hermética.
  • Sería recomendable probar la perforación con una pipeta y probarla en un líquido para asegurarnos que no la perforamos en exceso. Si el agujero es demasiado grande, entrará demasiado aire en la solución y las burbujas obtenidas serán demasiado grandes y poco consistentes.

Nuestras pipetas ya están listas para su uso.

Añado lo siguiente. Si esta técnica ya está superada me gustaría que supierais que existen más formas de conseguir un Aire más consistente, más tendente a una espuma (para que os hagáis una idea, una espuma parecida a la que conseguimos en una cerveza). Tened claro que si aumento la consistencia, aumento el residuo y que no es factible para candidatos similares al Aire.

Esto lo podeis conseguir haciendo uso de la Albúmina, componente derivado del huevo y frecuentemente usado en Cocina Molecular. Para usarlo tendréis que utilizar una minibatidora. Se cade la Albúmina al líquido y se remueve directamente con la minibatidora, haciendo movimientos de ascenso y descenso para que entre el aire en la solución y se genere la espuma durante unos 30 segundos. Después, reposar 30 segundos y listo.

En el siguiente enlace a Youtube tenéis un ejemplo:

Pre-espuma de Mosto

Recordad. Para alérgicos o intolerantes, el Aire contiene lecitina de soja y la Albúmina es huevo.

Mucha gente en nuestro curso de Disfagia con Gusto se sorprende, ya que perciben más sabor en la mezcla de Albúmina. El líquido es el mismo. Para ello, es interesante que conozcas más sobre receptores en la cavidad oral y entender mejor de donde viene el sabor. Para ello recomiendo el siguiente artículo del genial Franklin Susanibar, C.R. Douglas y C. Dacillo: “Aspectos Fisiológicos de los Receptores Estomatognáticos y su importancia en la terapia de Motricidad Orofacial”.

Espero que esta entrada haya ayudado a alguien.

Aprender un idioma….


A la hora de planificar tratamientos de lenguaje no dejo de pensar en la manera de generar programas más eficaces de intervención. Para ello no ceso en mantener un continuo razonamiento clínico, no solo referido a casos puntuales que tengo en tratamiento, que también, sino a toda mi práctica clínica en general.

A menudo hago una comparación de la persona que padece afasia (dependiendo del tipo de afasia que padezca y su grado de afectación) con alguien que, de pronto, la vida, sin preguntarle, le traslada a un país donde jamás estuvo, del que jamás supo y, seguramente, al que jamás habría elegido viajar de forma voluntaria. Una persona en un entorno desconocido donde se habla un idioma que no entiende y, si lo entiende de forma contextual y situacional, desde luego no tiene fácil la capacidad de expresar ideas, inquietudes o emociones.

Se trata de aprender un idioma?. No es lo mismo pero podríamos verlo a través de una analogía basada en hechos reales. Sentida y vivida en mi propia vida.

Cuando entré en 2 de EGB comenzamos con la asignatura de Inglés. Por aquel en entonces no se daba tanta importancia a la enseñanza bilingüe en etapas tempranas pero ya se veía la necesidad de que los niños tuvieran un segundo idioma como asignatura obligatoria. Desde entonces y hasta 2 de Bachiller tuve la asignatura de Inglés de forma obligatoria en mi plan lectivo año tras año. Incluso lo complementé con varios años de estudio de la Escuela Oficial de Idiomas. Ahora podria traducir esto mismo en terminos más técnicos. Durante 10 años llevé cabo un tratamiento de habla inglesa basado en tres sesiones a la semana de 45 minutos cada una y con periodos de descanso en determinadas epocas del año. Durante las sesiones de trabajo realizamos un tratamiento por procesos basado en tareas de denominacion, sintaxis, lectura comprensiva, discriminaciòn auditiva y escritura. Todo ello era complementado con tareas para casa basadas en ejercicios de lápiz y papel. A alguien le suena algun tratamiento así?. 

Digamos que hice terapia para aprender inglés dentro de un equipo multidisciplinar en el que, al cabo del dia, hacia otras terapias (español, matemáticas,…).

Parece que después de un tratamiento tan largo, a día de hoy, debería hablar inglés de manera fluente. Pues no. Es más, me decepciona saber tan poco inglés y tener el nivel tan bajo después de los años. Más me decepciona que durante ese tiempo las buenas notas en Inglés indicaban que yo hacía de manera adecuada todo lo que me decían. Pero hoy no se inglés.

Un compañero de clase, al que le calificaban con notas más bajas que las mías, decidiò marcharse a vivir un par de meses a Londres. Escuchad, dos meses. En ese tiempo tuvo la suerte de vivir situaciones reales en las que puso en práctica sus conocimientos y comenzó a generalizar un aprendizajes. Aprendió el idioma. El entorno hizo que su cerebro le diera un sentido a las cosas, la significación facilitó el aprendizaje y empezó a entender todo aquello que le rodeaba, manifestó más iniciativa para comunicarse y, contra el pronóstico de sus profesores, superó con creces su nivel de inglés.

Reflexionemos. En muchas ocasiones, se alargan alguno tratamientos de lenguaje que van perdiendo significación. La importancia de trabajar en el entorno, de significar y dotar de realidad a lo que hacemos y llevar nuestro trabajo al lugar donde se dan las situaciones reales me parece de vital importancia. Además, propongo un segundo debate: no sería más efectivo generar un programa de trabajo más intensivi de cara a potenciar estas habilidades y tener el tiempo suficiente para facilitar la puesta en practica de lo trabajado en el entorno. Sería interesante saber si tener más intensidad y frecuencia de trabajo (irme directamente a Londres a vivir la experiencia del idioma) seria mas efectivo que el tratamiento tradicional de unas sesiones semanales de menos de una hora de duración (estudio inglés en el colegio e instituto durante años). Ya te lo digo yo. Te invito a que te informes sobre Programas de Comunicación tales como la CIAT.  Es interesante tener en cuenta que ya se habla que como mínimo una persona con afasia debería recibir 8,8 horas de terapia de lenguaje a la semana (Berthier, 2014) o estudios en paises como Alemania que hablan de un mínimo de 10 horas semanales defendiendo el inicio intensivo de la terapia de lenguaje.

Reflexionemos y demos rienda suelta a nuestro razonamiento clínico.