Comer con los ojos, el oído y el tacto….

Personas-no-soportan-el-sonido-de-masticar-son-más-creativas

Todo aquello que nos rodea en la mesa ejerce una influencia en nosotros y, por tanto, en nuestra deglución. Las múltiples variables a las que se enfrenta nuestro cerebro al observar los diferentes objetos o utensilios que utilizaremos para comer le hacen reconfigurarse y nos produce determinados comportamientos.

El post de hoy lo dedico a diversas noticias que nos hablan acerca de este tema. ¿Por  qué?. Considero interesante que tengamos un conocimiento adecuado de todas esas influencias, como logopedas, para tener un conocimiento de causa a la hora de analizar la influencia que ejerce un alimento en nuestra capacidad para deglutir de cara a establecer estrategias terapéuticas eficaces, creativas y motivantes para las personas que tratamos.

Podemos encontrar diversos comentarios, artículos o post donde se habla o se nos informa de cómo esta influencia influyen en nuestra deglución y/o alimentación…

En esta entrada podeis leer acerca de cómo se estudió la forma en que el tipo de cubierto influye en el sabor de un alimento. No se trata de nuevo pero es una reflexión  donde se ve como la forma, tamaño o material puede alterar un sabor y hacer que algo sea percibido diferente por dos comensales.  pincha en este enlace para leer noticia

En este noticia podeis leer acerca de la forma en la que muchos restaurante consiguen modificar algunos hábitos de los comensales simplemente por usar un plato de un determinado color o forma, tazas de determinados colores (se descubrió que una taza de color rojo hacia que los líquidos se percibieran más calientes) o la nomenclatura de los platos  pincha en este enlace para leer la noticia

En esta noticia se genera una reflexión similar a la primera donde se veía la influencia de la forma o material del cubierto en el sabor  pincha este enlace para leer la noticia

¿Influyen las características del entorno en nuestra forma de comer?. Pues en la siguiente noticia intentan ofrecer algunas claves a esta pregunta y ofrecen ejemplos de cómo ésto puede suceder   pincha en este enlace para leer la noticia

Pero, ¿y si resulta que el oído también influye en la comida?.  Pues en la siguiente noticia vereis como el oido influyen las catas, cómo los recuerdos sonoros alrededor la comida nos facilitan ciertas reacciones. Aquí teneis un estudio donde se probaron diferentes bandas sonoras asociadas a determinados alimentos o sensaciones gustativas   pincha aquí para leer el artículo

¿Es importante sentir la comida?. Por supuesto, que se lo digan al que, de pronto, la vida le roba un sentido (como el olfato) y tiene que ser consciente de “otro” tipo de información cuando se enfrenta a un alimento. Lo mejor es cuando vemos que “otras vías” son posibles  pincha aquí para leer la noticia

Me parece gracioso o al menos interesante invitaros a que reflexioneis si el color ya es capaz de fluir hacia un sabor. La vista tiene una importante influencia en todo el proceso. Os muestro otro divertido artículo donde se habla del tema.    pincha aquí para leer la noticia

En resumen. Son muchos los factores que nos influyen en nuestra deglución y nuestra participación a la hora de comer. Cuando te dedicas a trabajar con personas con padecen algún tipo de dificultad para deglutir somos conscientes de cómo podemos hacer uso de todas esas variables para potenciar su motivación y facilitarle que vuelva a saborear la vida. Conocer esta influencias mejorarán nuestro trabajo de facilitación de la participación de la persona que padece disfagia en la recuperación de un sitio en la mesa.

Resultados del Sondeo a propósito del coste de cada sesión de trabajo en Logopedia….

 

costes.jpg

116 personas contestaron al llamamiento. 116 personas proponen comer juntos (como pasa en muchos cursos formativos) y, durante la comida, surge la pregunta de marras. “Oye, y tú a cuánto cobras las sesiones”. Lo normal es escuchar “Depende”, como respuestas. y, normalmente, a partir se entra en una conversación cargada de contenido diverso pero en la que no siempre se acaba dando la respuesta que el interlocutor buscaba.

Vuelvo a dejar claro que el motivo de este sondeo tan solo era saber por donde se movía la gente. El precio de una sesión de trabajo dependerá de múltiples factores, como son la experiencia del propio terapeuta, tipo de tratamiento a llevar a cabo, necesidades estructurales para llevar a cabo ese tratamiento y tiempo necesario para que el tratamiento sea efectivo, como mínimo.

Del sonde extraigo que la gente tiende a aumentar el precio de las sesiones de trabajo en las sesiones en el entorno de la persona. Ésto supongo que deriva de gastos de desplazamiento y el tiempo que hay que invertir en ir y venir que supondrá un coste de oportunidad que la persona que sita en un Centro no tiene. La persona que trabaja en el Centro tiene otros gastos añadidos como son pago del alquiler, acondicionamiento, coste de electricidad, ADSL y demás. Supongo que cada uno ha de calibrar y ver el porqué de acrecentar los costes de su sesión por temas de infraestructuras. El que se desplaza en el entorno seguramente tenga en cuenta el riesgo que sus aparatos sufren con golpes y vibraciones durante el traslado y eso también influirá a la hora de calibrar el coste de cada sesión.

También se extrae que muchos terapeutas tienden a cobrar más si la sesión va dirigida hacia un adulto. Tal vez consideren que el abordaje del adulto exija más aparatología y formación y por ello cobren más por ello. O tal vez piensen en la sesión con el adulto como una sesión de paciente neurológico y ello les exija más costes formativos. En mi época de trabajo con población infantil neurológica creedme que invertía (y sigo inviertiendo) elevados costes en mi formación. No llego a entender el motivo pero tal vez ande por ahí. Remarcar que el trabajo con adulto en otras esferas que no sean la neurológica también exigirá elevados costes formativos y de aparataje, al igual que en casos infantiles.

La moraleja es algo que ya sabíamos. Este sondeo solo pretendía una pequeña reflexión o razonamiento de qué cosas habría que tener en cuenta para calibrar los costes de las sesiones. No es un estudio ni por el asomo. Ni siquiera cuenta con los mínimos para poder orientar a nadie.

Este tema no es nuevo. Os dejo un enlace donde podreis tener acceso a un artículo donde se intenta orientar al Logopeda en el razonamiento del coste de sus sesiones. En resumen, teniendo en cuenta diferentes variables, se llega a la conclusión de que una sesión a domicilio (30 min. de duración) podría valer alrededor de 45 euros y una en clínica oscilaria entre 28-40 euros (45 min. de duración) según la frecuencia de tratamiento. Este artículo lo elaboró Andreu Sauca el 16 de septiembre de 2012. Vaya trabajazo se pegó para extraer todos los costes que podían derivar de una sesión de trabajo por aquel entonces. Aquí podéis acceder al artículo: Artículo tarifas y honorarios mínimos

En el Sondeo que yo he hecho, estos 116 colegas que se han juntado a comer han dicho que cada uno cobra lo siguiente por sesión:

coste sesiones en centro

costes sesiones en entorno.jpg

Espero, al menos, haber generado un pequeño espacio de razonamiento personal ante esa “pregunta del millón” que se formula tantas veces y que no siempre recibe la respuesta que uno busca.

La verdad irrefutable es que detrás del coste de cada sesión tiene que existir un tratamiento basado en evidencia científica con un razonamiento adecuado en base a los costes derivados de la misma y que suponga una cifra sostenible para terapeuta y paciente y que permita ofrecer un tratamiento en la frecuencia e intensidad necesaria.

Gracias a los que habéis participado en esta pequeña actividad.

El test del Abuelo…


Son muchas las ocasiones en las que he comentado con diversos profesionales del ramo las dificultades para encontrar Baterías de exploración general del lenguaje que permitan elaborar perfiles completos de una persona, no solo a nivel cognitivo sino de todas sus capacidades. Es difícil encontrar algo que te de tanta información y que, además, se pueda hacer uso de ella en poco tiempo y sin causar fatiga que pueda alterar los resultados. Algo más bien imposible.

Tras cursos y formaciones infinitas he llegado a descubrir un Test que nos ofrece toda esta información. el hecho de ser padre me ha ayudado a descubrirlo.

Hoy os presento un test espectacular. Rápido y sencillo. Ecológico. De bajo coste y que exige pocos materiales. No está sesgado por intereses editoriales y no exige el uso de arduos manuales. En pocos minutos se saca un perfil perfecto del niño con la totalidad de sus capacidades. Además, es capaz de aportar información sobre el proceso deglutorio. Existe una versión para el adulto pero exige otro tipo de Test.

Os presento el Test del Abuelo.

¿En qué consiste el Test del Abuelo?. Se trata de una sencilla Batería de tareas a las que se enfrenta el niño o niña en cuestión ante la visita de los abuelos. Dependiendo de la edad del niño se llevarán a cabo diferentes tareas perfectamente calibradas a su edad correspondiente y teniendo en cuenta su entorno. Durante varios intensos minutos con los correspondientes descanso, el niño se enfrenta a tareas tales como:

  • Recuperación de vocabulario (“¿cómo me llamaba yo?, ¿de qué color es eso?, ¿como se llama la vecina?”)
  • Lenguaje automático (“¿hasta qué número eres capaz de contar?”)
  • Repetición de canciones
  • Generación de palabras y fluidez verbal (“¿qué letra es ésta?, a ver dime una palabra que empiece por ella?, ¿a ver dime que animales viste el otro día?”)
  • Atención dirigida a estímulos (“¿cómo se llama eso?, ¿y ese quién es?, mira aquí”)
  • Asociación de palabra hablada a imagen (¿dónde está el pato?, ¿y el perro?”)
  • Asociación de palabra escrita y palabra hablada (“¿dónde pone tu nombre?…”)
  • Repetición de palabras (“A ver cómo dices Manolo”)
  • Repetición de pseudopalabras ( “Dile a esta gente cómo es eso donde mete mamá las fotos, el feisbur”)
  • Deglución de volúmenes grandes de alimento (las cucharas de las casa de las abuelas son de un tamaño aún pendiente de estudiar por diversos protocolos de deglución)

Además, se trata de una prueba correctamente baremada con otros rangos de edad medido por un sistema de puntuación consistente en muecas, chasquidos, suspiros o niveles como “la hija de Luis ya dice esas cosas” o “, tu padre a tu edad no hacía esas cosas” o, incluso niveles de tareas con ayuda “a ver, vamos a ver cómo andas“. Unos u otros niveles llevan a un tipo de intervención distinta dependiendo de diferentes factores.

El niño se mantiene atento durante toda la prueba y cambia de forma adecuada de estímulos. No veréis un rendimiento igual del individuo en tareas similares.

El Test del Abuelo se aplica hasta altas edades y nunca pierde eficacia. Os recomiendo hacer uso del mismo.

¿A qué es debido su eficacia?. Está claro. Nuestros locos bajitos disfrutan hasta la saciedad con sus abuelo. El ser humano se salta toda una generación para establecer unas relaciones que son únicas. El test del Abuelo es algo más que un Test. Es un conjunto de recuerdos que deja sensaciones, recuerdos y motivaciones que hace que, a parte de descubrir y evidenciar las capacidades del niño, las potencie como ningún juguete o aparato sea capaz de hacerlo.